Espacios liminales: el umbral y la chimenea

20130310-195950.jpg

Umbral de casa en Fornalutx (Mallorca). Foto: Lena.

“Todas esas horas que pasé sobre mis posaderas en el peldaño de la entrada me han dejado un gusto por los espacios liminares. Me encanta el modo en que a lxs gatxs les gusta estar medio dentro, medio fuera, lo salvaje y lo domesticado; yo también soy lo salvaje y lo domesticado. Soy doméstica, pero solo si la puerta está abierta.

Y supongo que esa es la clave: nadie va a volverme a encerrar o a dejarme fuera. Mi puerta está abierta y soy yo quien la abre.

El umbral y la chimenea son espacios míticos. Ambos tienen aspectos sagrados y ceremoniales en la historia de nuestro mito. Cruzar el umbral es entrar en otro mundo -el del interior o el del exterior- y nunca podemos estar realmente segurxs de lo que hay al otro lado de la puerta hasta que la abrimos”

Pág. 70 ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal? Jeanette Winterson.

IMG_0309

Horno de leña en LLubí (Mallorca). Foto: Lena.